Tecnología y sociedad; ¿qué pasa con el WhatsApp?

Pensemos en los satélites que están situados en el espacio y que sirven para controlar cada uno de nuestros movimientos. Imaginemos a esos satélites pendientes de nosotros en el espacio…

Visualicémoslos. ¿Los tienes? ¿Tienes la imagen de esos satélites espiando todo lo que haces? Da miedo, ¿eh?
Pues ahora imagina a un amigo espiando la última hora de conexión en tu WhatsApp para poder echártelo en cara mañana. Da mucho más miedo, ¿eh? ¿Sabes por qué? Porque lo de tu amigo es real.
Tu amig@, pareja, familiar realmente está más pendiente de tu WhatsApp que del suyo. Ellos son los verdaderos satélites a los que deberías tenerles miedo. El del espacio da igual.
¿En serio crees que eres tan importante para el Gobierno como para que una llamada tuya haga activar todos los sistemas de seguridad del planeta? ¿En serio crees que un movimiento tuyo hará saltar una alarma mundial?
Lo normal es que sepas que no, pero si crees que sí, deberías buscar ayuda profesional o entregarte a las autoridades más cercanas en lugar de seguir leyendo.
A esos satélites les damos igual. No somos nada para ellos. Les da igual si no respondes un mensaje justo cuando te llega o si te conectas a las cinco de la mañana. No les importamos. A menos que seas un terrorista o un espía, no harás nada que haga que los gobiernos opten por movilizar a los ejércitos.
No creo que se hayan gastado miles de millones en satélites para espiarte a ti. Esos satélites no son algo que deba preocuparte. Nunca dudarán entre espiarte a ti o a un grupo terrorista. Nunca tendrán ese dilema.
En el despacho de una potencia mundial nunca habrá un gabinete de crisis porque dudan entre dirigir el satélite para espiar a Corea o a Juanjo el chaval del quinto.
Si quieres preocuparte, preocúpate por tu amig@. Por un motivo muy sencillo: es real y está loc@. Necesita controlar todos tus movimientos. Necesita tener una respuesta tuya en cuanto descubre que su mensaje ha sido entregado. Necesita que le contestes si te escribe justo cuando estás en línea. Necesita saber por qué te conectaste a cada hora. Necesita un motivo. Porque si no sabe qué haces en cada momento de tu vida, él no puede vivir la suya.
Si eres así. Si eres alguien que vive pendiente del WhasApp de los demás deberías buscar ayuda porque estás loco.
Algo que te decimos desde el cariño. Sobre todo por si alguna vez consigues nuestro teléfono. Podríamos darte miles de motivos por los que alguien no te responde de manera inmediata, pero todos se resumen en uno: aún quedan personas que tienen una vida más allá del teléfono y de ti. Asimilarlo es duro.
No es agradable saber que no eres el centro de su universo, pero cuanto antes lo asumas antes podrás relajarte. La gente hace su vida. Contestan cuando quieren, se conectan cuando quieren…
No es nada personal contigo.
Nadie se pone el despertador a las tres de la mañana para conectarse al WhatsApp y asegurarse que te agobiarás cuando lo veas.
Y si eres así. Si eres alguien que se conecta al WhatsApp de madrugada porque sabes que hay alguien espiando tu WhatsApp y quieres que se agobie… también estás loc@.
Te proponemos un juego: conéctate a WhatsApp solo cuando tengas algo que hacer. Solo cuando te escriban o cuando tengas que escribir por necesidad. El resto del tiempo pasa de él. Si lo consigues aún no estás infectado.
Si no lo consigues… Sentimos mucho tu pérdida.
Y si tienes dudas sobre el nivel de infección que tienes, puedes ver este vídeo e incluso mandárselo a personas que creas que están infectadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s